domingo, 25 de septiembre de 2022

SE CONSTITUYE UNA ENTIDAD, EN LA COMARCA DEL VALLÉS ORIENTAL, PARA DAR APOYO Y AYUDA A LAS FAMILIAS DE PERSONAS CON AUTISMO.


Yolanda Moral y Gemma Pérez, dos madres de Les Franqueses del Vallés y de Granollers, ambas con hijo con Tratorno del Espectro Autista (TEA), de 12 y 18 años de edad, respectivamente, coincidieron en su día formando parte de la Red de Salud Mental del Vallès Oriental, y ahora han empezado a impulsar la entidad "Trastornos del Espectro Autista (TEA) Vallès Oriental"

Su experiencia, y la dificultad de encontrar recursos y apoyos en la cercanía, les ha motivado a impulsar una entidad sin ánimo de lucro, integrada por las propias familias, que serviría de grupo de ayuda mútua.

"Con mucha frecuencia las inquietudes y los sufrimientos que tenemos las familias, no los podemos compartir ni con las personas más próximas, porque ellas no viven nuestra realidad" explica Yolanda.
 
Por este motivo se han propuesto crear un espacio de atención directa a las familias, que contemple en todo momento tanto el diagóstico como los miedos y las incertezas que vienen después. También generar espacios de respiro para las familias y ayudarles en los trámites de papeles y la difusión de recursos.

"Estamos cansadas de que siempre nos digan que no hay recursos para atender a las personas con autismo, y si no hay miraremos de crearlos nosotros", dice Yolanda.

Estas dos impulsoras de la nueva entidad, refiriéndose a Autismo la Garriga, dicen que ya existen entidades, pero que no están integradas por las familias ni se centran en los grupos de ayuda mútua que tanto necesitamos, insisten.

"El primer paso seráconstituir la entidad y detectar las necesidad que hay en el territorio

sábado, 24 de septiembre de 2022

EL GESTO DESPECTIVO DEL DEDO MAYOR DE LA MANO Y SU HISTORIA.



 El gesto despectivo del dedo mayor de la mano, tiene su origen en el transcurso de la guerra de los 116 años (1337 - 1453), que libraron franceses y británicos.

Antes de la batalla de Crécy (Norte de Francia,el 26 de agosto de 1346), el rey Felipe VI de Francia, ordenó a sus soldados, cortar el dedo medio de la mano a todos los ingleses que fueran atrapados  después de la victoria, para que de este modo nunca pudieran usar el arco.

Después de la batalla, los vencedores resultaron ser los ingleses,  que se apresuraron a  mostrar,  al francés cautivo, su dedo medio de la mano, como símbolo de victoria.

Esta es su historia, y en consecuencia, nada tiene que ver con lo que la mayoría de las personas puedan llegar a pensar con el significado de este gesto.

jueves, 22 de septiembre de 2022

25 DE SEPTIEMBRE : SIGUE PREOCUPANDO EL DESTINO DE LOS NIÑOS DESAPARECIDOS EN LA RIADA DE TERRASSA DEL AÑO 1962.


 A mediados del pasado siglo, la industriosa ciudad de Terrassa, en la comarca del Vallès Occidental, provincia de Barcelona, registró un considerable aumento en su censo de habitantes como consecuencia  de la  inmigración procedentes de diversos puntos de España, construyendo la mayoría de ellos sus viviendas en las proximidades de rios y rieras sin que nadie se lo impidiese. Sus construcciones eran muy deficientes y la carencia de una adecuada   planificación urbanística no ofrecía las más mínimas garantías. Pero desde la administración los habían que se estaban lucrando mirando hacia otro lado.

Hacía tiempo que aquella comarca estaba padeciendo una preocupante sequía por falta de lluvia, pero en  la noche de aquel trágico 25 de septiembre de 1962 una fuerte tormenta registró la caída de más de 200 litros de agua por metro cuadrado de superficie en menos de tres horas, desbordando los ríos Llobregat y Besós, así como sus afluentes, arrasando con fuerza con  todo lo que encontraba en su trayectoria.

Los daños materiales causados fueron muy importantes, y los humanos, todavía más. Solamente en la ciudad de Terrassa se calcula que fallecieron unas trescientas personas y más de mil en el conjunto de municipios afectados, especialmente en  los de Rubí y Sabadell.

Las aguas torrenciales inundaron diversas calles de Terrassa y desbordaron sus rieras, derrumbando  las  endebles casas y arrasando con todos sus contenidos, materiales y humanos.
Una mujer, Manuela, consiguió salvarse, pero no así su padre, que fue localizado en término municipal de Rubí, su hijo Ángel, que fue identificado días después entre los cadáverses localizados. De quien jamás se supo nunca más fue de su hijo Antonio.
          
 Ángel, a la izquierda de la imagen,  murió. Su hermano, Antonio, figura entre los desaparcidos.

Su nombre figura en el listado de los cientos de desaparecidos o fallecidos a causa de la riada. Es difícil de precisar el número de víctimas  registrados, porque  la mayoría de los cadáveres fueron a parar al mar.

Sesenta años después de aquella tragedia, las familias de los desaparecidos continúan su búsqueda, al tiempo que denuncian la falta de responsabilidad y de justicia.

Ana María Martínez, hija mediana de Manuela, con sus dos hermanas buscan a su hermano  Antonio desde hace años. Al crecer e ir haciéndose mayores, han ido tomando conciencia interesándose vivamente por el problema. Vistan el Archivo Municipal de Terrassa con frecuencia, y contemplan unos documentos que las llenan de asombro. Son cartas procedentes  de familias de distintos lugares del estado español interesadas en adoptar niños de la riada del año 1962.

Al principio pensaron que su hermano Antonio Había sido arrastrado por las aguas, pero más tarde descubrieron una nueva posibilidad, es decir, que quizás no falleció, que quizás pueda existir otra circunstancia añadida. 

LA ASOCIACIÓN DE NIÑOS DESAPARECIDOS EN LA RIADA DE 1962.

En el año 2017 se creó la Asociación de Niños Desaparecidos en la riada de 1962, que en su día ya denunciaron que una de las incógnitas más preocupantes es de la manera y forma en que se gestionaron los niños desaparecidos, por entender  que sería una casualidad que todos los niños desaparecidos en la riada, muriesen. De haber niños sin padres, a consecuencia de la tragedia,lo más lógico hubiera sido registrarlos, como suele hacerse con los cadáveres sin identificar, pero la Administración no hizo absolutamente nada en este aspecto, al contrario, el régimen franquista procuró en todo momento que, aquella tragedia, no dañara la imagen.

El escándalo llegó cuando se tuvo conocimiento de las muchas peticiones de adopción de niños huérfanos, algunas incluso pocas horas después del desastre.  La Asociación tiene muy claro que en ningún momento se ha explicado toda la verdad, y que hay gente que todavía permanece callada por ocultar sus  oscuros intereses, puesto que ninguna  administración, a pesar de la existencia de las cartas, ha hecho absolutamente nada -- se lamentan desde la Asociación -- Hay mucho silencio  entorno a este preocupante problema, cuando en estos momentos las principales víctimas son las familias de los desaparecidos, añaden.

Al margen  de la falta de transparencia en las adopciones, la Asociación no comprende tampoco como el Ayuntamiento de aquellas fechas  permitió edificar en las proximidades de las rieras. Tenía que haberse impedido y las consecuencias de la catástrofe hubieran sido menores. Sin embargo, esta irresponsabilidad, jamás ha sido reconocida. También lamentan que la Administración ayudara poco a  las familias afectadas, reconociéndose que  suerte hubo de la solidaridad ciudadana, atendido que los primeros en recibir ayudas fueron los industriales y el sector inmobiliario.

La Asociación desea continuar trabajando en la búsqueda de los niños y recordando a las víctimas. En estos momentos, una de sus gestiones consiste en el acompañamiento de familares  al Archivo Municipal, destacando la colaboración del personal que es muy eficiente, en las visitas al expediente judicial, donde figuran las fotografias de los cadáveres, para que de esta manera sus familiare, si los reconocen, puedan despedirse de ellos. Otra labor se centra en el reconococimiento de cadávares a través de fotografías aportadas por sus familiares. Las heridas están todavía muy abiertas.

Algunos cadáveres fueron arrastrados por las aguas decenas de kilómetros, hasta llegar al mar. Los pescadores de las costas de Tarragona que faenando encontraban cadáveres, los recogían y los enterraban por su cuenta, sin que exista constancia del número de ellos.

Muchos niños huérfanos fueron a instituciones como el Albergue Infantil de la Caja de Ahorros de Terrassa, pero en los archivos no existen registros de entradas ni salidas de los lugares donde posteriormente fueron a parar.

Se tiene conocimiento de una niña de cuarenta días  que perdió a sus padres en la riada. Sus tios la estuvieron buscando. Finalmente supieron que la niña había sido adoptada en Alemania.

Muchos niños desaparecidos, jamás han sido hallados sus cadáveres, y sus casos podrían estar relacionados con las peticiones de adopciones, que fueron centenares. Se pedían adopciones desde Terrassa, pero también desde distintos lugares de España, y paises como Francia, Italia, Alemania y Luxemburgo.

En algunas cartas se intuía que las familias querían "niños a la carta", por edad, sexo o color de los ojos.
                                                                                           

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            



               

lunes, 19 de septiembre de 2022

DOCUMENTANDO LOS 60 AÑOS DE LA TRAGEDIA DE TERRASSA. (BARCELONA)


Els nens de la riuada se ha presentado hoy, lunes en el Cinema Catalunya, de Terrassa (Barcelona), y se podrá ver mañana, martes en el programa Sense Ficció, de TV3.

En la imagen, la directora del Sense Ficció, de TV3, Montse Armengol, con el micrófono, y a su derecha la directora del documental, Esther Lázaro.

Este martes, a las 22:00 horas, el programa "Sense Ficció", de TV3, emitirá el documental de la terrassenca   Esther Lázaro,"Els nens de la riuada". Este lunes se ha presentado en un Cinema Catalunya lleno a rebosar. 

Se trata de un trabajo pulcro y golpeador, que hace daño sin pretenderlo. Los sonidos y las imágenes nos hacen viajar  hasta la negra noche del 25 de septiembre de 1962. Y somos testigos directos del miedo, del horror que vivieron  aquellas personas, y el horror lo hacemos nuestro. Y descubrimos secretos. Algunos sabidos.Y nos indignamos.


Muchos de los asistentes vivieron en primera persona lo que pasó. Otros trabajaban para intentar recuperar a los niños que la noche se endureció y los que se robaron, y rendir homenaje a los que murieron, río abajo, hasta el mar.

Al acabar la proyección ha habido un coloquio con la responsable del programa, Montse Armengol, y la realizadora, Esther Lázaro, que acabó como el filme, en aplausos. A la salida de la sala quisimos captar la opinión de algunos de los presentes. Alguno de ellos vivieron la riada en primera persona.

FERNANDO LÓPEZ, 64 años.
"Escapamos por los patios de las casas y nos recogieron  en la AEG. Nos llevaron al Espíritu Santo"

"Recuerdo la lluvia, en casa, en la calle de cádiz. Escapé por los patios de las casas y nos recogieron en la AEG. Los trabajadores nos llevaron a la iglesia del Espíritu Santo. Éramos ocho hermanos. Vamos a quedar separados. Llevo más de un año con una familia. Después de unos meses nos reunimos  toda la familia en un piso de la calle de la Sociedad. Estos recuerdos de infancia no se olvidan".

MERCÉ MARTÍ. 57 Años.

"Hay que averiguar que pasó con estos niños. Pero hay mucho silencio.Es muy peligroso. Esconde cosas".

"Soy miembro de la comisión de las rieras. Eso me ha vinculado a esta historia. Es una historia viva. Es muy importante no olvidar  todo lo que se vivió. Sería justo y necesario poder averiguar que pasó con estos niños. Tenemos que prepararnos para que no se repita. El documental saca a la luz muchas cosas, especialmente cuando hay tanto silencio. El silencio es muy peligroso. Esconde cosas.

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ. 60 años.
     
"Tenía tres meses y mi padre se lanzó una manta, me metió dentro y escapó montaña arriba".

" Tenía tres meses cuando vino la riada. Vivíamos en Las Fuentes. Recuerdo lo que me explicaba mi padre. El agua llegaba hasta la carretera de Rubí.Mi padre se lanzó una manta al cuello y a la cintura, me metió dentro y escapó montaña arriba huyendo del agua. Vamos con mis tías. Fue muy trágico. Me he emocionado mucho al ver como se ve en el documental". 

IRENE SARLÉS. 56 años.

   
"A pesar de conocer la historia ha sido muy impactante volver a ver las imágenes y sentir los sonidos de antes".

" Soy de la comisión de arroyos, y la Asociación de Niños Desaparecidos está con nosotros. Todos los apoyamos. Es complicado saber si alguien se llevó a estos niños. Veo cada día el sufrimiento de las personas que continúan todavía en la búsqueda. A pesar de conocer la historia, el documental me ha impactado mucho, especialmente volver a ver las imágenes y sentir los sonidos de antes".

PROCEDENCIA
"Diari de Terrassa". Jordi Guillem. Lunes,19 de septiembre de 2022.
  



lunes, 5 de septiembre de 2022

MEMORIA HISTÒRICA, SI, PERO RECORDAR A NUESTROS MAYORES, TAMBIÉN.


 Acabo de conocer  una conmovedora historia que considero interesante su divulgación.

Las personas usuarias de una residencia geriátrica, estaban viendo la televisión y, en un momento dado transmitieron , en directo, un programa en que varias personas abordaban la problemática de la memoria histórica, referido a la recuperación de los restos de sus antepasados, ejecutados en el transcurso de la Guerra Civil española, que todavía permanecen sepultados en cunetas y en otros lugares de nuestra geografía.

Uno de estos usuarios se percató de que, uno de los participantes  que adquiría mayor protagonismo, liderando una asociación que trabajaba muy activamente en la recuperación de los restos de sus antepasados, era su único  hijo. Pidió a sus cuidadores que le facilitaran un bolígrafo y una hoja de papel, y se apresuró a escribirle una carta en estos términos:

"Querido Antonio:
Acabo de ver por televisión el programa en que has participado reivindicando tu lucha en favor de la memoria histórica para conseguir recuperar los restos de tu abuelo Manuel, que fue ejecutado por ser un ferviente católico a los pocos días de iniciarse la Guerra Civil española y que, como otros vecinos de nuestro municipio, fueron enterrados en alguna cuneta de nuestro entorno . Tu no llegastes a conocer al abuelo Manuel, mi padre, porque nacistes unos pocos años después de la finalización de aquella guerra, y conoces esta triste historia porque yo te la había contado, y me siento muy orgulloso de esta preocupación tuya para poder llegar a descubrir la existencia de sus restos en alguna cuneta todavía no excavada, para poderle dar cristiana sepultura en el nicho familiar y poderle llevar flores.

Pero de la misma manera que tienes esta preocupación, me gustaría también que de vez en cuando me hicieras una visita, que todavía no has hecho nunca, en esta residencia donde me ingresastes a los pocos días de fallecer tu madre y esposa mía, al apresurarte a vender la casa donde habitábamos, que en su día había comprado el abuelo Manuel. Te pido muy poco, hijo mío. Sólo me quedas tu en esta vida y mi ilusión sería que alguna vez te acordaras de mi y vinieras a visitarme para podernos dar un fuerte abrazo. No me olvides hijo mío, te lo ruego por lo que más quieras.

Tu padre, que mucho te quiere y nunca te olvida.

                      Firma ilegible".

domingo, 4 de septiembre de 2022

LA MOLA : SÍMBOLO DE LA CIUDAD DE TERRASSA Y DE LA COMARCA DEL VALLÈS OCCIDENTAL, DONDE SE ABASTECE EL RESTAURANTE CON EL TRANSPORTE CON MULAS.


                                                                   



Trabuc, Lluna, Romera, Nina, Morena, Orus, Barrufa y Merlí, son las ocho mulas que abastecen de alimentos y bebidas el restaurante de La Mola, la montaña situada en el punto más alto de la comarca del Vallès Occidental, a 1.104 metros de altitud.

Esta tradición de transportar con mulas los víveres al resturante, se remonta a la década de los años sesenta del pasado siglo, y es consecuencia de no existir una pista que permita el acceso de vehículos, por lo que estos animales constituyen la única cadena de trabajo para abastecer el restaurante.

A pesar de que esta metodología de trabajo en pleno siglo XXI puede parecer una práctica ancestral, no existe otra alternativa, atendido que, como se ha apuntado en el párrafo anterior, es el único y mismo sendero por el que acceden los excursionistas, y la propuesta efectuada en su día por la Diputació de Barcelona de utilizar un helicóptero, se descartó por el elevado coste económico que supondría este medio.

Más allá de la singularidad de las mulas y su cometido, el restaurante de La Mola y su monasterio románico de Sant Llorenç del Munt, es motivo de orgullo para Terrassa, y aunque ciertamente por su situación pertenece al término municipal de Matadepera, los estrechos lazos que la unen con Terrassa son las que la convierten en un paraje de marcada identidad egarense.

El día 24 de diciembre de cada año,  el Centre Excursionsita de Terrassa organiza la celebración de la Misa del Gall, una cita ineludible que llena de personas La Mola para dar la bienvenida a la Navidad . Igualmente, para la festividad de Sant Bernat, patrón de los excursionsitas, también se celebra una misa multitudinaria a la que acuden ciudadanos de Terrassa y de otros municipios próximos de la comarca del Vallès Occidental.

En el año 1987, el entorno de La Mola fue declarado Parc Natural, lo cual significó  un importante motivo de popularización de la montaña.


jueves, 25 de agosto de 2022

EL F.C.BARCELONA Y EL MANCHESTER CITY SE ENFRENTARON ANOCHE EN PARTIDO AMISTOSO, PARA RECAUDAR FONDOS PARA LA LUCHA CONTRA LA E L A.

El  ex-portero y entrenador del F.C. Barcelona, Juan Carlos Unzué, afectado por la E L A , pronunciando un emotivo discurso en los prolegómenos del partido amistoso, para  recaudar fondos para la lucha contra esta enfermedad.


Juan Carlos Unzué, haciendo el saque de honor en el encuentro amistoso que enfrentaron el F.C.Barcelona y el Manchester City.

Juan Carlos Unzué, ex-portero y ex-entrenador del F.C. Barcelona, afectado por la E L A (Esclerosis Lateral Amiotrófica), fue anoche el principal protagonista del encuentro de fútbol amistoso que enfrentó el F.C. Barcelona y el conjunto inglés Manchester City, del que es entrenador el barcelonista Pep Guardiola.

Este encuentro amistoso en el Camp Nou del F. C. Barcelona,  se disputó con motivo de recoger fondos para la lucha contra la E L A.

En los prolegómenos del encuentro, y después de efectuar el saque de honor, Juan Carlos Unzué pronunció un emotivo discurso en que subrayó que "los integrantes del equipo de la E L A  os decimos que queremos seguir viviendo y disfrutando de la vida, pero para eso necesitamos que se desbloquee y se tramita la Ley de  la  E L A  ya, no hay tiempo  que perder".

Esta fue la petición  directa que hizo Unzué  y las palabras emocionantes que arrancaron el aplauso unánime de todos los asistentes en el Camp Nou.