domingo, 13 de abril de 2014

EL REFUGIO ANTIAÉREO DE LA ESTACIÓN DEL FERROCARRIL, DE LA GARRIGA.

Entrada principal y detalle de algunas de  las galerías del refugio antiaéreo de la estación del ferrocarril.




Este fin de semana he tenido ocasión de conocer, en visita guiada, el refugio antiaéreo de la estación del ferrocarril, de la Garriga, que fue el primer refugio civil museizado de Catalunya. Constituye un refugio excepcionalmente muy bien conservado, excavado directamente en la roca granítica, con más de 110 metros de galerías.

Franco contó con la ayuda de las aviaciones italiana y alemana para bombardear sistemáticamente a las indefensas poblaciones civiles, y  en consecuencia se construyeron  numerosos refugios antiaéreos, públicos y privados, en Catalunya. 

La Generalitat de Catalunya creó, en junio de 1937, la Junta de Defensa Pasiva, que se extendió al ámbito local. En 1938  la Junta Local  y los vecinos de la Garriga, construyeron este refugio al lado de la estación y otros dos, de longitudes más reducidas, y que a consecuencia de su  deteriodo con el paso de los años, no ha sido posible poderlos recuperar.

La angustia y la absurdidad de la guerra civil española,  es lo que pretende poner de manifiesto la recuperación de este refugio antiaéreo, que mediante plafones, elementos de audio y un audiovisual con imágenes inéditas de la Garriga durante la II República y la guerra, permite conocer, en la visita del refugio, la evolución del conflicto en Catalunya y, concretamente en la Garriga; la vida cotidiana en la retaguardia republicana; los desastres provocados por los ataques aéreos franquistas y los trabajos de protección de la retaguardia. Así, desde la recreación de un bombardeo, hasta la conversación sobre los avatares de la guerra entre una abuela y su nieto, o desde los comentarios de  dos soldados internacionales que se reagruparon en la Garriga, hasta las reflexiones de dos de los vecinos que participaron en la construcción del refugio, permiten acceder al patrimonio de la guerra y adentrarnos en la historia que ocultan sus paredes.

Este y los otros dos restantes refugios se utilizaron para proteger a la población de los ataques aéreos, como el que sufrió la Garriga  la noche del día 28 y  a primeras horas de la mañana del día 29 de enero de 1939, por  diez aviones  Savoia - Marchetti italianos del ejército franquista, con el trágico balance de trece personas muertas, siete de ellas menores de edad, y entre ellas dos hermanos de 6 y 12 años.

De estas trece víctimas, ocho eran garriguenses, y las cinco restantes, personas de paso o refugiadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada