lunes, 23 de febrero de 2015

EN EL FALLECIMIENTO DEL SR. SERAFÍN VARELA GARCÍA.


El pasado sábado, día 14 de febrero, falleció en la ciudad de Terrassa (Barcelona), el Sr. Serafín Varela García, a la edad de 69 años.

El Sr. Varela era una persona muy conocida, querida y respetada que gozaba de muchas simpatías  en Terrassa,  por haber estado   siempre  estrechamente vinculado e implicado en diferentes entidades del  tejido asociativo de la ciudad, y en especial en los colectivos de las personas con discapacidad.

Tuve el privilegio de conocer y tratar con asiduidad al  Sr. Varela con motivo de la inauguración  de la Residencia La Pineda, de Terrassa, en el año 1991, donde es asistido desde aquella fecha mi hijo David, afectado de Autismo de Kanner. El Sr. Varela promovió desde los inicios en aquella entidad, la Associació de Pares d'Usuaris de La Pineda (A.P.U.P.) y desde entonces, hasta el momento de su fallecimiento, ha permanecido siempre, en primera línea,  como miembro de su junta directiva, preferentemente como secretario,  siendo la persona que, a nivel administrativo, ha llevado siempre los asuntos más delicados y de mayor responsabilidad y envergadura dentro de la asociación. Su teléfono familiar ha estado permanentemente  a disposición de todos, para que le llamaran en el momento que lo pudieran necesitar, ayudando siempre a quienes acudían a él en busca de sus consejos, orientaciones y redacción de escritos para presentar ante la Administración Pública para exponer sus problemas,  recabando posibles soluciones.

Su repentino fallecimiento me ha afectado muy profundamente, atendido que no era de preveer este fulminante  desenlace. Precisamente poco antes de las 19:00 horas del día de su desenlace, coincidimos, como en tantas y en tantas ocasiones en la Residencia La Pineda para dejar a nuestros  hijos, después de pasar el dia en nuestros respectivos domicilios familiares. Nos saludamos e intercambiamos, como era habitual,  algunos comentarios. Saludé también a su esposa, que le acompañaba y a su hijo Jaime, que siempre me sonreía. Y el sábado siguiente, cuando acudí a recoger a mi hijo David en su salida semanal, me enteré de su fallecimiento.

Mis oraciones para su eterno descanso y el recuerdo imborrable que perdurará siempre en mi mente de esta excepcional persona, que tuvo entre sus muchas virtudes, implicarse  muy intensamente en  las vicesitudes sociales de su ciudad de residencia y, de una manera muy especial, en  todo aquello que estuviera relacionado con las personas con discapacidad. 

Mañana martes, 24 de febrero, a las 20:15 horas,  se celebrará un funeral en su memoria en la Parroquia de la  Sagrada Familia, situada en la calle de  Faraday, núm. 108 de la ciudad de Terrassa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada