martes, 15 de marzo de 2016

JAUME OLIVER I VIÑAS, DE LA GARRIGA, Y SU PASIÓN PARA LA CONSTRUCCIÓN DE MODELOS NAVALES EN MINIATURA.

 Jaume Oliver i Viñas
 Jaume Oliver, muy concentrado en la realización de su  labor artística.


Jaume Oliver ha recibido siempre múltiples felicitaciones de las personas que han acudido a las exposiciones para admirar sus artísticas obras.

Ya desde jovencito, Jaume Oliver i Viñas explica que ayudaba a su padre, Sebastià Oliver, conocido por "Tià", y a sus tíos, Ton y Lluis Viñas, a confeccionar el famoso pesebre de Can Dachs, que estaba considerado el mejor pesebre que se hacía en aquellos tiempos en la Garriga, hasta el punto de que,  por su prestigio, era visitado por personas procedentes de toda la comarca del Vallés y de Barcelona.

Así comenzó  su afición por los pesebres, y  durante quince años hizo  el pesebre del Col.legi "La Immaculada", que es la actual Casa d'Espiritualitat, de la calle de Cardedeu, de la Garriga, que atraía también a  numerosos visitantes que acudían a contemplarlo.

Fue precisamente a través del pesebrismo que tuvo su primer contacto con el entorno de las maquetas y los dioramas, y así, en el año 1958 ya construyó su primer modelo de barco a escala, el inglés "Bounty", protagonista de la famosa película "Motín a bordo", protagonizada por Marlo Brando. La maqueta estuvo expuesta  durante unos diez años en una perfumería de la Garriga.

A finales de los años 60 del pasado siglo, su inicial afición pasó a convertirse en una verdadera pasión para la construcción de modelos navales, y entonces descubrió que había todo un mundo de modelistas, planos, intercambio de conocimientos y experiencias entre aficionados.

Su profesión de carpintero, como no podía ser de otra manera, le proporcionaba una buena base para el conocimiento de las maderas y el uso de las herramientas adecuadas, siendo entonces cuando localizó en Florencia (Italia), la editorial "Vicenzo Lusci", que editaba una revista de modelismo y algunos planos de barcos, siguiendo la trayectoria de aquella editorial hasta que, su impulsor, modelista también, falleció.

Cuarenta años después de iniciar su pasión por esta artística labor, dispone de una colección nada despreciable de barcos a escala, desde los más famosos, espectaculares y conocidos por muchas personas, hasta a pequeñas embarcaciones que ha ido descubriendo en alguno de sus viajes por mares, lagos o ríos. Algunas de estas forman parte del patrimonio naval en curso de desaparición  en todo el mundo y, todo y que lo considera modesta, entiende que su obra ha contribuído a darla a conocer.

Además de los barcos, su apetencia por el trabajo manual  le ha permitido disponer de una colección de cucharas de boj y de cuchillos de distintas maderas, como una reproducción del cuchillo del famoso bandolero Oristà Perot Rocaguinarda, del siglo XVII, y se siente orgulloso de pensar que algunos ejemplares, actualmente se encuentran en la Garriga, Sabadell, Barcelona y en otros lugares, incluso en México, en poder de amigos que se los habían pedido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada