viernes, 5 de junio de 2015

GRATO RECUERDO, ASÍ TITULÓ LA PRENSA LA NOTICIA DEL ACTO CELEBRADO EN SANT BOI DE LLOBREGAT (23 DE SEPTIEMBRE DE 1889)

 Casa Gran del Bori. Dibujo de Manuel Giocoechea i Orsolich, en el libro "Ermites de la Rodalía". Biblioteca Popular. Sant Boi de Llobregat 1960.
Ermita de Sant Ramon Nonat. Primeras décades del pasado siglo XX.

 La vida social ha tenido siempre un especial arraigo en el municipio de Sant Boi de Llobregat, atendido que han sido numerosas las efemérides que, a través de las noticias escritas,   han llegado hasta nosotros en este sentido.

Uno de los episodios que seguidamente voy a reproducir, es uno más de ellos, y dada la extensión que ocupa, no voy a extenderme en mayores consideraciones. Basta con decir que fue,   sencillamente,  una jornada de grato recuerdo, como así figuraba en  los titulares de la noticia. 

" GRATO RECUERDO.

En la pintoresca cumbre de la montaña de Golvas, situada entre San Baudilio y San Clemente de Llobregat, nuestro muy querido y distinguido amigo don José Estruch y Comella hizo construir una ermita, poniéndole por patrón á San Ramón Nonato, en memoria sin duda de su inolvidble padre, el Excmo. señor  don Ramón Estruch y Ferrer (q.e.p.d.), dotando a la ermita  de cuanto se necesita para celebrar  el santo sacrificio de la Misa, con su correspondiente capellán y ermitaño y haciendo construir á la vez una carretera por la cual puedan pasar cómodamente toda clase de vehículos, que partiendo del caserío llamado del Bori, va á parar  a dicho santuario.

El señor Conde de San Jorge, don Vicente Bayo, que en su infancia  venía todos los años de Madrid con su familia, á pasar los veranos en la hermosa quinta que el malogrado don Ramón poseía en el citado lugar del Bori  -- la cual posee hoy día su hijo --  ha querido también  que en la ermita se conserve un recuerdo suyo, á cuyo efecto ha regalado una valiosa custodia de oro, celebrándose con tal motivo el domingo último una suntuosísima fiesta, de la cual conservarán grato recuerdo los samboyanos, por ser la única en su clase que se ha celebrado.

Por la mañana celebráronse en la ermita con todo esplendor y magnificencia  los divinos oficios,  siendo el celebrante el Rdo. Cura - párroco de San Baudilio y asistentes los reverendos Cura - párroco y coadjuntor de Cornellá.

A las dos de la tarde se sirvieron dos comidas, una a cargo del restaurant Justín de esta capital, sentándose á la mesa la familia del señor Estruch y amigos más íntimos, y otra de doscientos cubiertos para los invitados á la fiesta servida esta por el Restaurant del Centro Samboyano, más conocido por el Café del Miquel.

Después se celebró un baile al aire libre con orquesta, abriéndolo el señor Bayo con la bella y simpática doña Anita Estruch de Ferrer, primera marquesa de Cornellá, durando los placeres de Terpsícore hasta al anochecer.

Organizóse luego la procesión para llevar la custodia desde la ermita á la iglesia parroquial de San Baudilio, á cuyo religioso acto asistieron más de 500 personas con blandones, hallándose todas las calles de la villa por donde debía pasar la procesión, adornadas con vistosos arcos de follaje, banderas, gallardetes y oriflamas , y colgados e iluminados  todos los balcones y ventanas de la carrera.

Concluída la procesión, disparóse un gran castillo de fuegos artificiales por un acreditado pirotécnico, cuyo final representó á San  Jorge  con una corona condal por remate, que es el escudo de armas de don Vicente Bayo, protagonista de la fiesta.

La alegría reinaba en todos los semblantes; las calles de la población rebosaban de gente, pareciendo el día de la fiesta mayor, y el señor Bayo -- recordando sin duda que su distinguido amigo y nuestro, el difunto don Ramón, con su caridad inagotable, era el pañuelo que secaba las lágrimas que el infortunio y la desdicha hacían derramar á los pobres samboyanos -- quiso también que los necesitados disfrutaran de la fiesta que se celebraba, á cuyo efecto dió una buena cantidad al reverendo  Cura - párroco de San Baudilio, para que, puesto de común acuerdo con el Alcalde, fuera distribuída entre los pobres, como así se verificó.

Mucho nos place la fiesta celebrada, y mucho más el rango de generosidad del señor Conde de San Jorge en favor de los desvalidos; rasgo que no nos admira, pues años hace conocemos las bellas cualidades que le adornan, y su amor al pobre y al necesitado. 

¡ Qué Dios premie su caritativo preceder! " (1)

(1) "LA DINASTÍA". Diario político, literario, mercantil y de avisos.  Barcelona, Sábado 28 de septiembre de 1889. Página 2.Año VII. Núm. 3417

"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada