miércoles, 27 de abril de 2016

DIECISÉIS AÑOS DESPUÉS, LA AVIONETA ESTRELLADA Y ABANDONADA EN EL MONTSENY, ATRAE TODAVÍA VISITANTES.



La impresionante mole del macizo del Montseny y los restos de la avioneta  abandonada entre la arboleda, dieciséis años después del accidente.


El Parc Natural del Montseny, situado en la Serralada Prelitoral Catalana, tiene una superficie de 31.063'90 hectáreas, distribuídas en los dieciocho municipios localizados en las comarcas del Vallès Oriental, Osona y la Selva.

Dos accidentes aéreos han tenido este lugar como escenario. El primero de ellos, el 3 de julio de 1970, que se saldó con un balance de  113 muertos, y posteriormente el 27 de marzo de 2000, en que falleció el piloto y único ocupante de la avioneta siniestrada. 

Empezaré refiriendo en este post, el caso de la avioneta siniestrada hace dieciséis años, y en otro momento, me ocuparé de hacerlo en el del año 1970, correspondiente al mayor accidente aéreo registrado en Catalunya hasta ahora.

LA AVIONETA ABANDONADA 

El 27 de marzo de 2000, un piloto británico de 71 años de edad, se dirigía, a las 08:32 horas, del aeropuerto de Murcia/San Javier al de Perpinyà, capital del Rossellò y de la Catalunya Nord, en vuelo privado, que tenía una duración de unas dos horas y media, y en unas condiciones meteorológicas adecuadas para el vuelo VFR,

Alrededor de las 11:00 horas se activó el procedimiento de alerta en el aeropuerto de Perpinyà, atendido que la aeronave MOONEY M20K, matrícula G-GTPL, no había llegado a su destino. El último contacto con el piloto se había establecido a las 10:25 horas desde el aerodromo de Sabadell, ciudad cercana a Barcelona, y según el informe técnico emitido por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), el accidente debió de producirse alrededor de las 10:37 horas.

La nave había impactado contra el terreno en una zona montañosa de difícil acceso, situado en una cota de 950 metros ( 3.117 pies), resultando completamente destruído e irrecuperable, y falleciendo  su tripulante como consecuencia del traumatismo por desaceleración sufrido en el impacto de la aeronave con el terreno.

Salvo ligeros daños en la arboleda, no se produjeron daños colaterales apreciables causados por el accidente.

Los restos fueron localizados a la mañana siguiente, en el macizo del Montseny, en una posición lateral 41º 45' 55'' N y longitud 02º 29' 13'' E, en Font de Corts, término municipal de Gualba, en la provincia de Barcelona, se encontraban agrupados en un radio de 25 metros aproximadamente, enmarañados con la vegetación, estando el fuselaje sustentado por los árboles y la proa empotrada en unas rocas en las que se localizó el impacto. El motor se encontraba desplazado hacia la derecha y el hélice a 2 metros al frente d ela aeronave, en una cota superior, con una de las palas incrustadas en el terreno. El ala derecha aparecía desprendida del fuselaje, mientras que la izquierda, aunque muy dañada, permanecía unida.

Antes del accidente, el  aparato estaba en perfectas condiciones. Tenía registradas 1239 horas de vuelo y había pasado satisfactoriamnete la revisión el año anterior. El piloto, por su parte, debía haber pasado un reconocimiento médico hacía  más de diez meses, por lo que se determinó que la causa del accidente fue la climatología del lugar. Aquella mañana, las condiciones meteorológicas habían empeorado considerablemente en el macizo del Montseny, con la aparición de viento, lluvia y niebla cerrada, según datos aportados por el Observatorio Meteorológico del Montseny.

DIECISÉIS AÑOS DESPUÉS, SIGUE EL GOTEO DE VISITANTES.

Desde que se tuvo conocimiento del  accidente, fueron numerosas las personas que acudieron al lugar,  para presenciar los restos de la avioneta siniestrada  entre aquel paraje de denso arbolado.

Y estas visitas se han ido sucediendo habitualmente. Unos aprovechando sus actividades de senderismo por el Montseny, y otros ávidamente para contemplar los restos de la avioneta siniestrada y abandonada en el lugar del accidente.

Para quienes deseen efectuar la ruta a pie desde Santa Fe hasta la avioneta, deben de dejar el vehículo  en los aparcamientos habilitados en Santa Fe del Montseny y, desde allí, acudir al Centre de Visitants de Santa Fe del Montseny, que les orientaran del sendero que deberán seguir  en dirección a la Font  de Corts, desde donde, después de pasar por una masía, a poco más de 200 metros encontrarán unas piedras amontonadas a la izquiera de la marcha, que indican el desvío para llegar donde permanecen los restos de la avioneta siniestrada.

PROCEDENCIA

* De los periódicos.

* Informe Técnico de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC).  Informe Técnico A-014/2000 del accidente ocurrido en Font de Corts, término municipal de Gualba (Barcelona). Ministerio de Fomento. Secretaría General de Transporte.  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada