viernes, 29 de abril de 2016

LOS OTROS DOS ACCIDENTES DE AVIACIÓN OCURRIDOS EN EL MONTSENY (AÑOS 1933 Y 1959)

 Can Gat, es el caserío que tiene una torre que termina en punta, al centro de la imagen.

Estaba convencido de que,  con  la aportación de mis dos  anteriores posts, en este mismo blog,  referidos a la avioneta estrellada y abandonada hace dieciséis años,  y de la catástrofe aérea de julio de 1970 en que fallecieron 113 personas, daba por finalizados los episodios referidos a los accidentes aéreos ocurridos en el Montseny, pero resulta que , echando mano de hemerotecas para  conocer con detalle aquellas noticias, constato la existencia de otros dos accidentes aéreos ocurridos en el marco de esta emblemática montaña. Los refiero seguidamente.

9 DE MAYO DE 1933. CAN GAT.

Un moderno avión  del tipo Latécoère 28 de la legendaria Aéropostale ( la Compañía de Saint- Exúpery y Mernoz), en vuelo de correo Casablanca - Toulouse,  propulsado por un motor Hispano Suiza de 550 caballos y ostentando el número 204,  que había repostado en el aeropuesto del Prat de Llobregat, (Barcelona), caía el 9 de mayo de 1933 en el bosque de robles de Can Gat, cerca de La Sala, falleciendo  sus seis ocupantes, tres tripulantes y tres pasajeros.

Desde unos campos cercanos al lugar del accidente, unos campesiones que trabajaban las tierras dieron rápido aviso a Viladrau, pidiendo con urgencia un médico mientras ellos, con cubos de agua,se proponían extinguir las llamas que envolvía el aparato en el momento de estrellarse contra el suelo. Sin embargo resultó inútil,  porque las víctimas de la catástrofe aparecían horriblemente carbonizadas cuando llegaron al lugar.

Al conocerse la noticia en Viladrau, salieron hacia el lugar del accidente el alcalde, varios concejales y un médico. También el Juez municipal para instruir diligencias y la Guardia Civil de Arbùcies.

Los pasajeros fallecidos eran dos hombres y una mujer, de nacionalidad francesa y procedían de Casablanca y de Rabat. El avión había llegado al aeropuerto del Prat, en Barcelona, con cinco pasajeros, pero dos de ellos tomaron tierra para subir en el avión de Marsella.

Desde la salida del Prat, el avión estuvo constantemente en comunicación por radio con la Compañía, hasta indicar que estaba sobrevolando el Montseny. A partir de aquel instante cesó la comunicación, por lo que, en los primeros momentos fue atribuído a una avería en el aparato de radio.

Uno de los técnicos desplazados al lugar del accidente atribuía, como la única causa que pudiera considerarse normal, que una de las bielas, desviándose, chocara contra el motor y se produjese el incendio, puesto que había salido de Barcelona a las 14:03 horas sin que nada se notase de anormal en el funcionamiento de sus motores. (1)

(1)" La Vanguardia". Jueves, 11 de marzo de 1933. Pág. 8.



                        000000000000000000000000000000000





 
 Portada de "La Vanguardia", correspondiente a la edición del viernes, 21 de agosto de 1959.
El "Turó de l'Home", es la montaña más alta del Macizo del Monteny ( 1713 metros).

19 DE AGOSTO DE 1959. EL TURÓ DE L'HOME.

El 19 de agosto de 1959, un avión de la compañía británica Transair Limited, el tipo "Dakota", con nombre clave "Zebra Dog" y del modelo "Dakmaster", procedente del aeropuerto del Prat, en Barcelona, se estrellaba contra el Turó de l'Home, a 1713 metros de altitud, en el macizo del Montseny.

La causa del accidente, según la prensa de la época, fue la espesa niebla que cubría el macizo del Montseny en aquel momento,  y una posible desorientación del piloto.

Fallecieron las  32 personas que iban a bordo, pudiéndose rescatar 25 cadáveres, cuyos cuerpos quedaron diseminados en una área de unos 200 metros cuadrados, lanzados muchos de ellos a considerable distancia de los restos del avión  a causa de las fuertes explosiones de sus depósitos de carburante,  mientras que los restos de los siete pasajeros restantes quedaron reducidos a cenizas,  durante el incendio originado con la caída del aparato.

Entre los pasajeros del avión, en su mayoría estudiantes, 20 eran de nacionalidad británica, 2 iraníes, una irlandesa, un malayo, una alemana, una india, un catalán, Jesús Reguant i Massana,de Suria (Barcelona), jesuíta, que acababa de ser ordenado sacerdote, y dos españoles, abogados con residencia en Madrid.

La prensa española e inglesa se hicieron  amplio eco de aquel suceso.

Los restos de los fallecidos, fueron trasladados al Hospital Clínic de Barcelona, poniendo de manifiesto la prensa inglesa,  la ayuda prestada por los vecinos de aquellos contornos en el traslado de las víctimas,  desde el lugar del accidente hasta las ambulancias que aguardaban a pie de carretera. 

En el lugar del siniestro se encuentra una cruz y una placa con el número del avión y la cifra de las víctimas del accidente. 

FUENTES DE CONSULTA:

"La Vanguardia", Viernes, 21 de agosto de 1959. Portada.
"La Vanguardia", Sábado, 22 de agosto de 1959. Pág. 15
"La Vanguardia", Domingo, 23 de agosto de 1959. Pág, 17    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada