sábado, 27 de agosto de 2016

EL MANUSCRITO ENCONTRADO EN EL MANICOMIO DE SEÑORAS DE CIEMPOZUELOS, RELACIONADO CON EL CASO DE AURORA RODRÍGUEZ, AUTORA DE LA MUERTE DE SU HIJA HILDEGART.

 Portada del libro.
 Aurora Rodríguez Carballeira, a la izquiera de la imagen, y su hija Hildegart, a la derecha.
 Hildegart Rodríguez Carballeira, un año antes de su muerte
 El entierro de Hildegart constituyó una sentida y multitudinaria manifestación de duelo.
La prensa diaria se hizo amplio eco del juicio contra Aurora Rodríguez, autora de la muerte de su hija.



"Es mucho  más penoso matar a una hija que parirla. De parirla, son capaces todas las mujeres; de matar a sus hijos, no". Con toda naturalidad pronunció estas palabras Aurora Rodríguez Carballeira, en la sesión del juicio celebrado contra ella como autora de la muerte de su hija Hildegart.

Aurora Rodríguez Carballeira mentía siempre sobre su edad. Se cree que nació  en el Ferrol el 23 de abril de 1879 , si bien es discutido porque se barajan otras fechas, 1880, 1882 y 1890. Ante la carencia de una educación formal, que siempre lamentó, y que podría ser una de las razones aducidas para que su hija completase la labor para la que ella no estaba preparada, substituyó ésta por lecturas de la numerosa biblioteca de su padre, de ideas liberales y progresistas, fundamentalmente de socialistas utópicos. 

Cuando su hermana Josefa tuvo, de soltera, un hijo -- Pepito Arriola -- lo dejó al cuidado de Aurora, y a pesar de contar sólo con dieciocho años, lo educó hasta convertirle en niño prodigio, momento en que fue reclamado por su madre, que lo llevó a Madrid donde tuvo un enorme éxito como músico, siendo conocido com "el Mozart español". 

Esta circunstancia afianzó sus ideas reformadoras y eugenésicas, además de sus preocupaciones por los derechos de la mujer, llevándole a concebir el proyecto  de criar una hija en condiciones óptimas para que llegase a ser un ajemplo por sus ideas. Para ello buscó a un padre que nunca pudiese reclamar a la criatura. Lo consiguió con Alberto Pallás,  un cura castrenese leridano, con quien tuvo como "colaborador fisiológico" tres  encuentros, según Aurora, y cuando estuvo segura de su  embarazo, se trasladó a Madrid para darle, a su hija, la vida que ella tenía municiosamente preparada.

Nacida consecuentemente en Madrid, el 9 de diciembre de 1914, se le puso los nombres de Hildegart, Leocada, Georgina, Hermenegila y María del Pilar Rodríguez Carballeira, si bien siempre utilizó el primer nombre, que su madre traducía como "Jardín de Sabiduría", en alemán, concebiéndola como un ser puro que luchara por una sociedad digna. A esto dedicó Aurora su vida, lo que ella no había podido conseguir, a pesar de tener una personalidad muy fuerte, rebelde y solitaria, alardeando de que nadie había conseguido doblarla nunca, ni con castigos ni con halagos. Idolatraba a su padre, y detestaba a su madre. Para ella las mujeres eran seres débiles y despreciables, y aseguraba que su espíritu era el de un hombre.

El experimento cumplió inicialmente todas las espectativas de Aurora,  que debía de servir para que Hildegart se dedicara de lleno a la emancipación de la mujer, con una concepción "individual e integral del anarquismo", como ella misma declaró en el juicio que se instruyó por el parricidio. 

Hildegart no tardó en ser una niña prodigio, que su madre había concebido como modelo de mujer de futuro. A los tres años de edad ya escribía, y a los ocho, hablaba perfectamente seis idiomas.

Más tarde se lamentaría de no haber tenido infancia. "La necesité íntegra para estudiar sin descanso, de día y de noche" -- decía Hildegart.

La proclamación de la República, el 14 de abril de 1931 fue aclamada por toda la ciudadanía. Hildegart recibió también con alegría el cambio de régimen, teniendo en cuenta que por aquel entonces ya era una destacada dirigente de las juventudes socialistas. Duras críticas dedicadas a las estructuras socialistas acabaron con la baja de afiliación de Hildegart, precisamente cuando unas semanas antes había conseguido  una de las votaciones más altas como vocal de la ejecutiva de aquel partido político.

También perteneció a la Liga para la Reforma Sexual, que fundó el Dr. Gregorio Marañón, convirtiéndose en una personalidad internacional, hasta que la libertad la llevaría a un profundo compromiso político y a intentar separarse de su madre, quien, inspirada por la locura de una supuesta conspiración para arruinar su "escultura de carne", y el temor a perder a su hija, acabó matándola, el 9 de junio de 1933, de cuatro disparos mientras dormía.

Nunca se arrepintió  de su acto, y repetía que volvería a hacerlo. En el juicio , aunque la defensa alegó una clara paranoia, Aurora fue declarada en plenas facultades mentales y condenada a 26 años de prisión. Hubo un tiempo en que se pensó que se había beneficiado  de la excarcelación del año 1936, pero posteriormente se pudo saber que tan sólo dos años después de ingresar en prisión, fue traslada al Manicomio de Señoras de Ciempozuelos, y fue en aquella institución psiquiátrica que en el año 1977 el psicólogo Alejandro Céspedes encontró su ficha policial y su historial médico.

Aurora permaneció ingresada en el manicomio de Ciempozuelos  hasta que falleció de cáncer el 28 de diciembre de  1955, siendo enterrada en una fosa común.

En su historial médico figura que a su llegada al mancomio, conservaba su altanería, orgullo y despotismo, pero lentamente se fue apagando y consumiendo. Dejó de hablar, y pasaba el día llorando. Su único anhelo era morir fuera del manicomio, y en sus últimos años de estancia, se negó rotundamente a visitar a los psiquiatras del Centro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada