lunes, 29 de agosto de 2016

RECORDANDO A TEMPLE GRANDIN, UNA MUJER CON AUTISMO CONVERTIDA EN UNA DE LAS CIENTÍFICAS MÁS BRILLANTES DE SU TIEMPO, EN EL 69 ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO.

 Temple Grandin, en una reciente fotografía.

 Es una gran defensora del bienestar de los animales, especialmente los explotados por la industria ganadera.
Portada de una de sus muchas publicaciones.


En el día de hoy  se cumple el 69 aniversario del nacimiento de Temple  Grandin, en la ciudad de  Boston, Massachusetts. Es una mujer que ha sido ampliamente elogiada por ser una de las primeras personas con Trastorno del Espectro Autista (T.E.A.) en compartir públicamente puntos de vista de su experiencia peronal sobre autismo.

Temple Grandin es una zoóloga, etóloga, diseñadora de mataderos y profesora de la Universidad Estatal de Colorado, y se doctoró en Ciencia Animal en la Universidad de Illinois. Es profesora en comportamiento animal en la Universidad de Colorado.

Es la inventora de la "caja abrazo", consistente en  un dispositivo para calmar a quienes  manifiestan espectro autista. Es una gran defensora del bienestar de los animales, especialmente de aquellos que son explotados por la industria ganadera. Ha reformado mataderos y ranchos a lo largo y ancho de los Estados Unidos, en defensa de una vida y una muerte significativamente menos dolorosa a los animales, al considerar que las medidas bienestaristas contribuyen, en gran medida, a que la industria de la explotación animal funciones en plenas garantías de un modo " seguro, eficiente y rentable".

Atendida su condición de persona con autismo, considera que el pensamiento de una persona afectada de esta condición, es una especie de apeadero entre el pensamiento animal y el humano, habiendo realizando experimentaciones y a profundizar no sólo en la etología, sino también en la neuropsicología.

LA EVOLUCIÓN DE TEMPLE GRANDIN,  CON EL PASO DE LOS AÑOS.

El nacimiento de Temple, en 1947, fue del todo normal, y el desapego progenitor empezó a manifestarse a los seis meses de vida,  cuando su madre empezó a notar que rechazaba los abrazos. Más tarde se hizo evidente de que no soportaba el contacto físico, y en la medida que iban pasando los días, sus abuelos y sus padres se percataron de que no soportaba a nadie, ni siquiera a su madre.

A los tres años de edad, los médicos le diagnosticaron daño cerebral, y a los 16 años fue a pasar unos días en la granja de ganado de su tío, en Arizona. Allí se fijó en una máquina que se utilizaba para tranquilizar al ganado cuando acudía el veterinario para explorarlos, consistente en dos placas metálicas que comprimían a las reses por los lados. La presión suave parecía relajarlas. Fue entonces cuando pensó en construir un artilugio semejante para ella, constente en una máquina para "dar abrazos", pensando que les proporcionaría el estímulo táctil que tanto necesitaba, pero que no podía obtener porque no soportaba el contacto físico con las personas.

Poco después, acudió a una escuela especial para niños con problemas emocionales, y sus profesores le animaron para que construyera la máquina, que permitiría, a la persona que la utilizara, poder controlar la duración y la intensidad del "abrazo" mecánico.

De este modo, Temple realizó experimentos que le animaron a matricularse en la universidad, al tiempo que también se convirtió en una parte de su propia terapia, atendido que le ayudaba a  relajarse y sirvió para que empezara a sentir cierta empatía hacia los demás, hasta el punto de que actualmente existen clínicas para el tratamiento de niños con autismo, que utilizan la máquina inventada por Temple Grandin.

Dada su estrecha relación con los animales, decidió estudiar psicología y especilizarse en comportamiento animal, y en los años de su adolescencia, parte de la terapia pasaba por montar y cuidar caballos, descubriendo que éstos también tenían problemas emocionales, por lo que decidió abiertamente dedicar su vida a la majora del bienestar animal, por lo que , en estos momentos, a los 69 años de edad, está considerada una importante referencia tanto en bienestar animal como entre  la comunidad autista.

El neuropsiquiatra Oliver Sacks dedicó un capítulo de su obra "Un antropólogo en Marte", a la vida de Temple Grandin. Su libro constituyó la primera narración sobre el autismo contada desde dentro. Hasta aquel momento, tanto médicos como familiares de personas con autismo, pensaban que en el interior del pensamiento  de una persona con autismo, no había nada. La autobiografía de Temple Grandin, publicada en el año 1986, asombró al mundo antero.

En el año 2010, la cadena de televisión estadounidense HBO estrenó una película biográfica basada en  la vida de Temple Grandin, que fue protagonizada por Claire Danes y titulada con su nombre, y el 30 de junio de 2015 fue nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad de Buenos Aires (UBA), en reconocimiento a su destacada contribución  en la educación y en la enseñanza.

Temple Grandin ha publicado varios libros referidos al autismo y al bienestar animal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada