martes, 20 de diciembre de 2016

MIS PRIMEROS RECUERDOS DEL CARRILET. (AÑOS 1949 - 1953)

 El 29 de diciembre de 1912 el tren llegaba a Sant Boi de Llobregat. (Foto: Arxiu Històric Municipal de Sant Boi de Llobregat)
 La estación de Sant Boi de Llobregat. Año 1912. (Arxiu FGC)
 Locomotora construída por Ganz, para los Ferrocarriles Catalanes, en la estación de Sant Boi de Llobregat. (Foto: Xavier Santamaría. Archivo Eusko Tren/ Museo Vasco del Ferrocarril)
Llegada de pasajeros en la estación de Sant Boi de Llobregat. La electrificación entre Barcelona y Sant Boi de Llobregat se realizó  en el año 1926 con la finalidad de eliminar los humos de las máquinas de vapor en el nuevo acceso subterráno en la estación de Plaça España, en pleno corazón de la ciudad de Barcelona.
 Estación de Magoria, diseñada por el arquitecto Josep Domènech i Estapà, en el barrio barcelonés de La Bordeta, esquina con la calle de Moianès, en 1912.
 La estación de Magoria  está situada en la Gran Via de les Corts Catalanes, núms. 181-247. Construída en 1912 como estación terminal de la línea Martorell - Barcelona de los Ferrocarriles Catalanes. A partir de 1926 quedó en desuso para el transporte de viajeros, al inaugurarse la línea soterrada de Plaza España, funcionando solamente para transporte de mercancías, siendo clausurada definitivamente en el año 1974.
Actualmente la antigua estación de Magoria acoge un equipamiento cívico del barrio, y unas instalaciones deportivas en el espacio que ocupaba el patio de vías.




MIS RECUERDOS

Se remontan entre los años 1949 - 1953, cuando contaba entre los 4 y los 8 años de edad.

Con mi madre acudíamos aproximadamente cada mes a Barcelona, para visitar a mi abuela materna, que regentaba un establecimiento de pesca salada en la calle de Sant Medir, en la barriada de Sants.

Hasta los 5 años de edad, viajaba sentado en la falda de mi madre porque, de esta manera pagaba medio billete. A partir de aquella edad, ya tenía que pagar billete entero.

Normalmente las tres unidades destinadas a los pasajeros, eran unidos a la locomotora  eléctrica construída por Ganz. Sant Boi de Llobregat era estación de inicio y final de trayecto. En dirección a Barcelona habían las estaciones de Cornellá, l'Hospitalet y Barcelona (Plaza España). Posteriormente, con el crecimiento demográfico de aquellas poblaciones,  se añadieron otras estaciones: Almeda (entre Cornellá y l'Hospitalet), y Sant Josep ( entre l'Hospitalet y Barcelona).

Si bien la electrificación de la línea Sant Boi de Llobregat - Barcelona permitía viajar con locomotora eléctrica, en días de fuertes lluvias,  el túnel existente para soterrar la línea hasta Plaza España, quedaba inundado y consecuentemente no podían acceder los trenes. Mientras persisitía la situación, las unidades de viajeros eran unidos a una máquina de vapor, que tenía como inicio y destino de trayecto la estación de Magoria. De ahí que, debido a  esta circunstancia, tuve ocasión de viajar con unidades eléctricas y de vapor. 

5 comentarios:

  1. El maravilloso Carrilet, yo no tuve la suerte de ir con maquina de vapor, pero si de disfrutar el eléctrico, era bicolor, azul marino y cielo, sus puertas no eran eléctricas y se podía subir y bajar de el con el tren en marcha, eso era bueno cuando casi se te escapaba, podías correr, engancharte a la baranda y subir como en los del Oeste americano, también estaba el denominado boleto verde que funcionaba con diesel, este era como el rápido que no paraba como el otro en todas las estaciones, siendo el tiempo de trayecto de sant Boi a Barna 10 minutos más corto.Los que hemos tenido la suerte de vivir esta experiencia, no tiene precio.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto Carlos. Años después, cuando empecé a trabajar en Barcelona, también utilicé estas unidades, hasta que, trabajando en "Diario de Barcelona" pude comprarme mi primer automívil, un Seat-850. ¡Qué tiempos aquellos !...

    ResponderEliminar
  3. Una lectora de mis blogs me pone un e-mail y a raíz de este post, me explica que allá en los años 60 del siglo pasado, iban periódicamente al manicomio a visitar a un familiar, y decían que iban a Sant Boi plenamente convencidos de que, cuando bajaban del tren, en la estación de San Baudilio, aquello era el nombre del pueblo, y que Sant Boi era el nombre del manicomio.

    Y es que, en aquella época, todavía se utilizaban términos como : "Si ets boig, que et tanquin a Sant Boi" (Si estás loco, que te encierren en Sant Boi)

    ResponderEliminar
  4. Jo, el pare i la mare, anàvem un parell de vegades al mes a Saldes, havíem d'agafar el Boleto Verd fins a Martorell, fer un transbord i agafar un altre que circulava paral·lel a la carretera, fins a Guardiola de Berguedà i des d'allí pujàvem a Saldes en un Land Rover de 9 places que cap de taxi, perquè la carretera era un camí amb sots de metre i mig, tot per anar a veure un nebot de la família destinat allà pel seu treball. Per a mi eren unes excursions magnífiques i sempre que fem sortides per allà explico els llocs que visitava.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És bonic de recordar moments i circumstàncies viscudes en temps passats, que malgrat les incomoditats que podien suposar, passaven desapercebudes amb la il.lussió en que les disfrutavem.

      Gràcies Rafel, per recordar-nos aquest passatge de la teva infantesa.

      Eliminar